lunes, 3 de febrero de 2025

Presentación



En el uso del dialecto como lengua literaria el caso de Extremadura no es aislado. Hubo escritores que escribieron en las variedades lingüísticas de la región de origen como Rosalía de Castro en Galicia o Maragall en Cataluña. También a comienzos del siglo XX surgen una serie de escritores en España que utilizan el habla dialectal en sus escritos, Vicente Medina en Murcia, Gabriel y Galán en Extremadura, Luis Maldonado en Salamanca, Teodoro Cuesta en Asturias... Justo García Soriano en unas palabras dirigidas a Vicente Medina aunque se pueden aplicar a todos estos escritores afirmaba: "...Y tantos otros bellísimos poemas que se han hecho populares dentro y fuera de España, porque junto con el intenso color levantino, el tono dialectal y la envoltura regional tiene un sentido profundamente humano, inteligible para todos, por tanto universal en el espacio y en el tiempo".

Enrique Segura Otaño, militar, que fue teniente coronel de Infantería, ensayista y escritor, verdadero cronista de Extremadura, Académico de las Bellas Artes de San Fernando y director de la famosa Revista de Estudios Extremeños, ha discurrido sobre el valor de la poesía regional y sostiene: "Hubo un tiempo, a finales del siglo XIX, que los vates gallegos, catalanes, murcianos y extremeños, cantaron sus amores del terruño en los varios dialectos y lenguajes locales. Fue un resurgimiento del ideal estético y regionalista. Entre nosotros Gabriel y Galán alcanzó la máxima popularidad. Este movimiento fuese debilitando con la desaparición de los maestros que lo iniciaron y la crítica aprovechó aquel instante para empequeñecer el valor de la poesía popular, falseada por la cultura de sus inspiradores. Durante estos últimos años, las flores campesinas han vuelto a retoñar. Tal vez con más pujanza. La obra del ilustre Chamizo lo confirma."


También Alonso Zamora Vicente al juzgar a estos escritores comenta: "No se trata como una visión estrecha podría deducir, de una disgregación, sino por el contrario de una segura integración. En último término toda esta poesía en tono casero encierra una mirada a la realidad más cercana de la que todos pretenden ir sacando vivencia, resonancia, aliento de permanencia... "Es muy fácil ser injusto con estos poetas sometiéndolos a un criterio de sabiduría, de rigurosa exégesis, el crítico se siente crecido ante la indefensa criatura poética. Es necesario cambiar la perspectiva. El ángulo de mira para estos poetas no puede ser otro que el suyo propio. Vistos así se nos ofrecen en verdad y en toda su hondura. Lección de humildad, de radical acatamiento, poco frecuente por desgracia en el ámbito de la crítica literaria".

Es fácil encontrar afirmaciones en revistas y periódicos de personas que se las supone con alta formación intelectual aseverando que "la literatura propiamente extremeña no existe, por la sencilla razón que en Extremadura no se habla otra cosa que castellano, sólo existe literatura en español escrita por autores nacidos o vinculados a la región". Vamos a demostrar que esa aventurada afirmación es errónea, debida quizá a la ignorancia por no saber, entender, ni valorar, la enorme riqueza lingüística que tiene Extremadura punto de encuentro de muchas culturas, ya que aunque es cierto que en nuestros pueblos el dialecto extremeño hace tiempo que desapareció y poco a poco se van apagando otros rasgos del habla extremeña y palabras de nuestro léxico por falta de estima, a pesar de que pertenecen a nuestro patrimonio. En cambio existe una propia literatura extremeña tanto de escritores del pasado como actuales que haciendo un homenaje al habla de sus antepasados, muestran con sus obras la fuerza del habla popular extremeña ciertamente diferente al castellano estándar.


Pero debemos tener en cuenta, que aunque no existiera ningún tipo de literatura dialectal en Extremadura (que existe y es amplísima como podremos comprobar) también sería falsa la afirmación de "la no existencia de literatura extremeña" pues no sólo es la lengua en que está escrita la que marca el carácter y personalidad de una obra, pues como dijo José López Prudencio en 1912: "La indisciplina con los cánones consagrados, el apego a lo castizo, la repulsión a lo advenedizo y exótico, la displicencia con el medio ambiente, la acritud e inexorabilidad con los defectos sociales y la osadía para emprender caminos nuevos, se encuentran en todos los literatos extremeños, con tal constancia y uniformidad, que da fisonomía peculiar y acentuadamente personal a nuestro genio literario".

Y si esto no es suficiente argumento, el catedrático de Literatura de la Universidad de Málaga, Cristóbal Cuevas, que fuera uno de los principales especialistas del mundo en Literatura Española del Siglo de Oro y que nos dejó en 2013 (d.e.p.), corrobora la anterior afirmación indicando: "Sus escritores, sin formar una escuela en sentido técnico, ofrecen un "aire de familia" que los identifica fácilmente y si este hecho no resulta todavía suficiente conocido es porque, como observaba Barrantes, Extremadura "es una región tanto más amada de sus hijos cuanto menos favorecida de la suerte; región que ha llenado la historia y no la tiene". Es evidente que Extremadura desde el punto de vista literario posee una fuerte y bien delimitada personalidad regional que floreció gravitando alrededor de focos culturales urbanos, cuya ubicación cambia con el tiempo: Mérida en la época romana y visigótica, Badajoz en la árabe. Guadalupe y Plasencia a partir del siglo XV, Cáceres y Badajoz más modernamente.. Los críticos autóctonos: Barrantes, López Prudencio, Rodríguez Moñino..., con criterios muy influidos de naturalismo han atribuido a las condiciones geográficas de Extremadura (clima, agricultura, hábitat...) y al temperamento de sus gentes un papel decisivo en la conformación de esa personalidad siendo estéticamente conservadores -a veces arcaizantes- Como decía Elías de Tejada: "en sus rasgos extremistas perdura la condición de extremo que, geográficamente y psicológicamente caracteriza a las gentes de Cáceres y Badajoz".

De todas formas nos queremos centrar más en los autores que han publicado sus obras en alguna de las lenguas de Extremadura, al margen del castellano, pues han sido históricamente los más marginados, muchas veces por motivos ideológicos,  y normalmente sus obras las debieron publicar ellos mismos por falta de apoyo tanto privados como institucionales: portugués de Cedillo, Olivenza y Herrera de Alcántara, Fala de Xálima en San Martín de Trevejo, Eljas y Valverde del Fresno o las variedades del extremeño tanto en el norte de la provincia de Cáceres (altoextremeño) como en Badajoz (bajoextremeño).

Y para completar esta introducción invitamos a leer estos interesantes artículos:


lunes, 2 de marzo de 2020

LISTADO DE ESCRITORES

Relación alfabética de escritores tanto con obras publicadas como sin publicar, que han usado en su obra en alguna ocasión rasgos dialectales del habla popular extremeña, ya sea del noroeste de Cáceres (dialecto altoextremeño) o del sur de Extremadura (bajoextremeño), además también se recogen autores de la fala de Xálima (San Martín de Trevejo, Eljas y Valverde del Fresno) y del portugués de Olivenza.

Además incluimos algún autor de la comarca de El Rebollar de Salamanca (El Payo, Peñaparda, Navasfrías, Robleda y Villasrubias) que comparten la manera de hablar del noroeste cacereño. Los que aparecen de otras comunidades es porque se han interesado en nuestra forma de hablar y han realizado publicaciones.

Nota.- Si algún autor tiene dos poblaciones es para indicar que aunque nació en la primera, la mayor parte de su vida y su vínculos afectivos los desarrolló en la segunda. 

Provincia de Cáceres: 

Provincia de Badajoz:
Provincia de Salamanca
Alemania

sábado, 25 de marzo de 2017

Vereda por Plácido Ramírez Carrillo



Ramírez Carrillo, Plácido (1982). VEREDA. Madrid: Autoedición. Con prólogo de Víctor Chamorro  e ilustraciones de Luis Arencibia (Destacan Visiones de un pastor extremeño. Poemas en castúo)


Plácido Ramírez Carrillo (Puebla de la Reina , 1955); A principios de los 80 funda con otros extremeños la Casa de Extremadura de Leganés, donde reside desde los 8 años que se asentó su familia, una vez que regresó su padre desde Alemania aquejado de una grave enfermedad. En ella se encarga de la vocalía de cultura. Una vez que regresa a su amada tierra funda la Asociación "Puebla de la Jara" en su pueblo natal. Colaborador habitual de revistas como Sándalo, El Ancla , Tamujar, Arrago..., es miembro de la Real Sociedad Amigos del Pais, Unión de Bibliófilos Extremeños, Amigos de Badajoz y de la Asociación de Escritores Extremeños de cuya revista "El Espejo" es coordinador. En la actualidad trabaja con entusiasmo en la Asociación de Vecinos Santa Marina y en el Ateneo de Badajoz. Ha obtenido diversos premios literarios: Premio Extremadura de Poesía (Madrid 1981), 2º Premio Juego Florales (Montijo 1986), 1º Premio Poesía (Calzadilla, 2001)

La Biblioteca Virtual Extremeña apoyó a Plácido Ramírez en la presentación en el Palacio de Camarena, sede del Ateneo de Cáceres, de su último libro: Cuadernos de la Luz Dormida (13/10/2016)

Algunas obras: Vereda (1982), Añoranzas (1991), Camino de luz, sombra y silencio (1994), Escritos al amor de la noche (1997), Al sur de la melancolía (2003),  Ensayo de la metáfora (2006), Nanas y coplas (inédito), Diario azul del titiritero (2011) con prólogo de Jesús Sánchez Adalid, Cuadernos de la luz dormida (2016)


Poemas castúos inéditos de Plácido Ramírez Carrillo by Biblioteca Virtual Extremeña on Scribd



MORIR EN MI PUEBLO de Plácido Ramírez.



sábado, 18 de marzo de 2017

El corral los mis agüelos por José Benito Mateos Pascual




Mateos Pascual, José Benito (2004). EL CORRAL LOS MIS AGÜELOS. Y OTRAS POESÍAS EN LA PALRA D'EL REBOLLAL. Sevilla: Autoedición


José Benito Mateos Pascual "Txebe" (Madrid, 1974); De padres y abuelos salmantinos (el lado paterno de Villasrubias y el lado materno de Peñaparda). Aun no habiendo nacido en Salamanca se siente (y es) profundamente charro. Después de dos años viviendo en Tenerife sus padres fijaron su residencia en Leganés. Diplomado en Ciencias Empresariales por la Universidad Carlos III de Madrid, hoy día es tamborilero de Peñaparda (tierra del panderu cuadrau), Villasrubias y de la Casa de Salamanca en Leganés. También es autor de la revista electrónica La Gurulla en la palra de El Rebollar "La Gurulla". Estos pueblos están incluidos en la Comarca de El Rebollar en la Sierra de Gata salmantina, por lo que su habla es muy semejante a los pueblos de la Sierra de Gata extremeña ya que no hay que olvidar que en el antiguo régimen algunos pueblos rebollanos (Villasrubias, Navasfrías) formaron parte de encomiendas militares ubicadas en los aledaños cacereños de dicha Sierra (Trevejo, Las Eljas).

Algunas obras: Breve descripción de Peñaparda, El corral los mis agüelus (2004)


Txebe y Patri de Peñaparda. "Toreru tira la capa".

viernes, 17 de marzo de 2017

Ocho estampas extremeñas con su marco de Francisco Valdés Nicolau





Valdés Nicolau, Francisco (1932). OCHO ESTAMPAS EXTREMEÑAS CON SU MARCO. Edición, introducción y notas de Manuel Simón Viola y José Luis Bernal. Edición digital de 2008 por la Biblioteca Virtual Cervantes 


Francisco Valdés Nicolau  (Don Benito, 1892-1936). Nacido en el seno de una familia de grandes propietarios rurales cursa el bachiller en su ciudad natal, en la academia de don Ramón Hermida, en donde el joven recibe una sólida formación humanística. En 1910, con dieciocho años, se traslada a Madrid para iniciar la carrera de Derecho. Su afición por las letras le lleva a frecuentar bibliotecas, museos y tertulias. De regreso a Don Benito lanza con algunos familiares unel  periódico local La Semana, impartiendo clases en el Colegio San José. 

Contrae matrimonio con Magdalena Gámir, del que nacerá un hijo en 1935 y, aunque tiende a recluirse en el campo, estos años serán los más productivos de su trayectoria (en ellos publica, a excepción de Cuatro Estampas..., todos sus libros y la mayor parte de sus más brillantes ensayos). Participa activamente en la política como concejal del Ayuntamiento y con la llegada de la Segunda República comienza a denunciar los atropellos republicanos. Es encarcelado el 15 de agosto de 1936 y fusilado en la madrugada del 4 de septiembre de ese mismo año. 

Chamizo es coetáneo de Valdés y ambos se conocieron y leyeron, también admiraba a Gabriel y Galán, de ahí que no sea aventurado pensar en una influencia de la visión del mundo (apoyada por el clima o ámbito en que escribían) del autor del Miajón en las primeras Estampas Extremeñas en las que mostraba su visión de la realidad rural extremeña.

Fragmento de la obra (Ocho estampas extremeñas con su marco - BRUJERÍA
  • "Pues no cabe otro remedio para curar a la chica, tía Rosa. Las inyecciones se las compra usted y que se las ponga Fernando, el practicante: lo ha dicho el médico. Y sobre todo hay que hacer lo posible porque la muchacha varíe de vida y evitar que la tristeza y la pena se la coman."
  • "Pero si no pué sé. Me quié usté icí, señorito, cómo vamo a cambiá e vida; semos probe y no poemo gozá de laz cosa que puieran alegrala y quitala su mal d'encima. ¡Ay, señó, qu'esgracia maz grande!
Algunas obras: Cuatro estampas extremeñas con su marco (1924), Resonancias (1931), Ocho estampas extremeñas con su marco (1932), Letras. Notas de un lector (1933)

Artículos de interés: